Inicio > Cuaderno de Viaje > Marzo 2019. Un contenedor lleno de ilusiones va camino de Senegal

Estamos muy felices de poder contaros que el pasado lunes día 11 de marzo se cargó el contenedor que saldrá muy pronto rumbo a Senegal.
Se trata de un contenedor de 40 pies de ayuda humanitaria, como siempre con el apoyo inestimable de Boluda Corporación Marítima. No te tenemos palabras para agradecerles que siempre estén ahí disponibles, con un trato exquisito. Esta es una auténtica empresa con corazón, sin la cual no podríamos hacer llegar la ayuda humanitaria.

Este contenedor va cargado hasta los topes, en él, enviamos, entre otras cosas:

– 10 toneladas de material de construcción para el taller de mujeres y la guardería. Ya os hemos comentado que nuestro próximo viaje estará enteramente dedicado a la construcción de un taller en el que más de 100 mujeres podrán trabajar en condiciones dignas y una guardería para sus hijos.
– Un sistema de energía solar autónomo de última generación, con material eléctrico e iluminación
– 800 kg de ropa infantil nueva
– 400 kg de material médico sanitario. (Gracias al hospital clínico de la Malvarrosa de Valencia) Complejo Hospitalario Clínico-Malvarrosa Además dos ecógrafos hospitalarios, una mesa ginecológica, camillas, andadores, sillas de ruedas. Como sabéis estamos preparando una expedición médica de la que ya os hablamos para el mes de mayo y nuestro equipo médico está dándolo todo para conseguir material sanitario.
– Una biblioteca infantil de casi 400 volúmenes que nos donó la APA Lycée Français de Valencia
– Mesas de trabajo, máquinas de coser y mobiliario diverso
– Un retroproyector y su pantalla

Os podéis imaginar lo duro, pero a la vez lo maravilloso que ha sido cargar todo ese material. Para que todo estuviese a tiempo y bien embalado, además de nuestros Toni Zamorano y Manu Laguia han colaborado desinteresadamente, y desde aquí les enviamos un gracias muy especial: Alassane NiangYoussou DiopAlioune Ndoye y Ass Gueye (Senegal), Membé Adiné (Camerún) y Zebi Kowaçic de Polonia. Estos chicos trabajaron mucho y muy duro: ¡literalmente se dejaron la piel.

Gracias también a las empresas con corazón Fundacion Luis Baños Perelló a través de Nacho Baños CEO de la empresa Plastinsa, a Dufry a Quique Calabuig con su empresa KAIHŌ Capital y a Isabel Ubeda CEO de L’anella inversiones: ¡sois muy grandes!, un ejemplo a seguir.

Y por último gracias a nuestros socios, porque sin sus aportaciones no podríamos continuar con nuestra labor.

Tenemos ganas de poder ver todo esto materializado por fin allí. Os informamos en breve.

Os dejamos algunas fotos de la carga del material.

Tu dirección de email no será publicada. Campos requeridos están marcados *

*